2018-12-14

LIBROS QUE ME AYUDARON A CRECER EL 2018


Esta entrada es una de las maneras en que resumo mi año, porque creo que así como muchos colocan un vídeo en facebook que da cuenta de las mejores fotos que han tenido, o de las publicaciones que más me gusta y comentarios ha recibido, puedo hacer una lista de los libros que más me incitaron a levantar mi cabeza, que más atraparon mis pensamientos y me llevaron a reflexionar sobre mi fe, sobre mis acciones o sobre como vivo algunos aspectos de mi vida cristiana.

Esta lista es la de un fanático de la lectura por lo que dista mucho de ser la mejor que pueden encontrar, pero creo que así como fueron de bendición en mi vida; si tienen la posibilidad de encontrarlos, comprarlos o descargarlos; pueden ser de bendición para cualquiera que los lea. Para evitar poner una opinión más sobre los textos he decidido citar una frase de cada uno, son lineas que considero que me llevaron a reflexionar y que aún después de leerlos, cada vez que entro en ellos son lugares de los textos que mi mente  quiere volver a visitar.


1.  Lunes con mi viejo pastor de José Luis Navajo (2012)

Tal vez has salido de un desierto, o quizás te aproximes a uno...o puede, incluso, que en este preciso instante tus pies estén enterrados en la ardiente arena de la duna.
Sea como fuere, busca la cruz.
Hay una en cada desierto y a su sombra nace el oasis más refrescante que puedas imaginar. 
Beberás hasta saciarte, y recostado en el mullido madero mirarás de frente a la vida y concluirás que vale la pena seguir, porque...

TODO ES POR GRACIA.

2. El poder de la integridad de Jhon F. Macarthur (1999)

Sólo cuando usted y yo derivemos nuestro ser de nuestra relación con Cristo, podremos aspirar a vivir como Él vivió, el sufrir como Él sufrió, el soportar las adversidades como Él las soporto, y el morir como Él murió; todo ello si comprometer nuestras convicciones.

3. Ama a Dios con toda tu mente de Elizabeth George (1996)

Dios no nos pide que comprendamos las vueltas, los porqués, ni los comos de la vida. Nos pide solamente que confiemos en que Él está obrando su propósito para nosotras (o nosotros) mientras desempeñamos nuestro propósito de servirle.

4. Pecados Respetables: Confrontemos esos pecados que toleramos de Jerry Bridges

Entonces, la base para perdonar a otros es la enormidad del perdón de Dios hacia nosotros. Debemos perdonar porque se nos ha perdonado mucho. Si no reconocemos que somos deudores de diez mil talentos, seguiremos teniendo dificultad para perdonar a quienes nos han lastimado de gran manera, o a quienes continúan haciéndolo.

5. El sexo, mis deseos y mi Dios de Michael Jhon Cusick (2013)

En este lado del cielo no existen almas transformadas, sino almas que están en proceso de transformación. No deberiamos medir la transformación por la ausencia de pecado, sino por la presencia de amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. 

6. El forastero en el Camino de Emaús de Jhon R. Cross (2013)

La pregunta que les quedó pendiente es la misma que hoy en día nosotros debemos responder personalmente: ¿En quién estoy depositando mi fe?¿En mí mismo, en mi religión, mis ideas, mis buenas obras o en el hecho de que Jesús murió en mi lugar para pagar la deuda de mi pecado?

7. La familia cristiana de Larry Christenson (1970)

Dijimos que el primer paso hacia la fe es una humilde admisión de necesidad. El próximo paso  es una humilde aceptación de la ayuda que se nos ofrece. Es esta cosa llamada rendición. Es dejar que Dios tome el control.

8. Sobre el yunque de Max Lucado (1996)

No hay nada mejor que un buen golpe para revelar la naturaleza del corazón. El auténtico carácter de una persona no se muestra en un momento heroico sino en los golpes cotidianos del diario vivir.

9. En el ojo de la tormenta  de Max Lucado (2003)

Debemos ser lentos en llegar a conclusiones. Debemos reservar el juicio sobre las tormentas de la vida hasta que conozcamos la historia completa.

10. Aplauso del Cielo de Max Lucado (1996)

Estaba pidiendo que el Padre resolviera lo temporal, mientras Jesús estaba dedicado a la solución de lo eterno. Juan pedía un favor inmediato, mientras Jesús estaba orquestando la solución eterna. 

11. A imagen de Dios de Dr. Paul Brand y Philip Yancey (1987)

La Cena del Señor resume los tres tiempos en su totalidad: la vida que era y murió para nosotros, la vida que es y que vive en nosotros, la vida que será y vendrá por nosotros. Cristo no es un mero ejemplo de vivir, Él es la vida misma.

Estos son algunos de los libros que me permitieron disfrutar de una buena lectura, una que me guía a la palabra de Dios porque esta es su fuente principal, porque constantemente se refieren a fragmentos de la Biblia, espero que estos fragmentos, como su deseo de crecer más en su relación con el Creador de todas las cosas, los lleven a toparse en algún momento con estos libros.

2018-11-30

CRISTIANISMO AL GUSTO DE CADA UNO

El título de esta entrada es completamente irónico y al mismo tiempo una forma de vivir la vida cristiana de muchos creyentes. No escribo esto para juzgarlos y sentirme mejor que ellos, lo hago porque me doy cuenta que muchas veces hago exactamente esto.

Puede que no parezca pero estoy seguro que al igual que un niño pequeño que se niega rotundamente a comer la ensalada y la deja en el plato, hago lo mismo con muchas cosas que vienen junto a la vida cristiana, las dejo sobre la mesa porque no me gustan.

La imagen que adjunto a la entrada muestra como se puede armar una hamburguesa, la cual tiene muchos ingredientes que pueden darle cierto toque pero que no les gustan a todos:  algunos no le pondrían tomate y otros si; algunos que pretenden cuidarse seguramente no le colocarían tocino porque saben que contiene mucha grasa. Es decir que por más que tengamos todos los ingredientes vamos a armarlas según nuestro criterio, que varia según la persona.

Es cierto lo que dicen: sobre gustos no hay nada escrito, pero si encontramos en la Biblia la forma en que debemos vivir la vida cristiana, es más hay muchos pasajes que aparecen distintas listas que conforman una unidad, sobre la cual se enuncian sus elementos, estos se pueden estudiar uno por uno pero no olvidemos que forman parte un elemento indispensable en la vida cristiana,  están desde el inicio (cuando recibimos a Cristo como nuestro salvador) y deben crecer cada día en nosotros.

Vamos a ver algunas de estas listas, pero sin negar que hay muchas otras que podrían formar parte de este texto. La primera que se me viene a la mente, puede que también a muchos de ustedes es el fruto del Espíritu:

"Más el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad,  bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.  Gálatas 5: 22-23

Es un pasaje muy conocido, y puede que muchas veces hayamos escuchado que se trata de un solo fruto que tiene todas esas cualidades, pero a veces lo diseccionamos y nos quedamos con los que nos gusta de él, o con aquellas partes que nos resultan más fáciles; solo tomamos parte de él, cuando deberíamos aprovechar la totalidad del mismo.

A veces decimos: me quedo con lo del amor y el gozo, pero no voy a ser manso, las cosas se hacen como yo digo; otros dicen me quedo con la fe y la bondad pero a (nombre de cualquier persona) no lo soporto, no le tengo paciencia. Que triste pero todos nosotros, muchas veces, armamos un fruto del espíritu santo según nuestros criterios, como si se tratara de un plato de comida donde colocamos solo aquello que nos gusta.

Otro elemento necesario que viene junto a la vida cristiana que debe crecer, ser ejercido y reconocido es la sabiduría que viene de lo alto:

"Pero la sabiduría que viene de lo alto es primeramente pura, después pacifica, amable, benigna, llenas de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía" Santiago 3: 17

Otra ves vemos una lista que tiene ante puesto el verbo ser, todo esto nos dice que todo eso es lo que ella es, no que se trata de un proceso, sino que vienen conjuntamente, porque cada una de estas características  conforman la sabiduría. Pero al igual que con el fruto del Espíritu Santo la diseccionamos y escogemos lo que nos gusta, o lo que es más fácil. Hace unas semanas leí este pasaje en la NTV,  versión en la que en vez de benigna aparece: dispuesta a ceder ante los demás.

Esta frase me dejo pensando y me hizo reconocer que no soy de ceder ante los demás, que busco hacer las cosas solo según mi parecer, lo cual me trae muchos conflictos y frustraciones. Es como si me hubiera olvidado de mostrar buena voluntad hacia los otros y de generar buenas oportunidades de trabajar en equipo. Por así decirlo: inconscientemente le quise quitar lo benigno a la sabiduría de lo alto, solo porque me gusta hacer las cosas de una forma especifica, sin reconocer las capacidades y necesidades de los otros.

Otra lista que encuentro, que constantemente la he pensado como un proceso más que una unidad es la de 2da Pedro:

"(...) vosotros  también, poniendo diligencia por esto mismo,  añadid a vuestra fe virtud;  a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor." 2da Pedro 1: 5-7.

Una de las palabras que nos llevan a considerarlo como un proceso, es añadid; como si se tratara de colocar el siguiente ingrediente, lo cual no debe ser errado, pero esto se hacer para que formen parte de un todo, este todo es la naturaleza divina de la que habla Pedro en versículos anteriores, pero  constantemente al igual que los pasajes anteriores, lo diseccionamos y tomamos lo que consideramos que va con nosotros, con nuestros gustos o con lo que somos, cuando deberíamos ser transformados y que todo esto se vea en nosotros.

Hermanos, cuando nos acercamos a la BIBLIA y vemos distintas cosas que debemos cumplir y tener en nosotros, no estamos en la linea de armado de un sándwich de SUBWAY, donde escogemos el tamaño del pan, la carne, los vegetales y hasta los aderezos,  sino que debemos tomar estos elementos en su totalidad y para que así cumplan con su propósito a cabalidad, porque a diferencia de los platos de comida no podemos sustituir un elemento con otro, ya que están construidos a perfección porque Dios les dio forma y sabe que así funcionan.

Vivamos la vida Cristiana tal como su diseñador quiere, y no un cristianismo basado en nuestros gustos, los cuales son imperfectos y que pueden ser totalmente ajenos  a la voluntad de Dios.


2018-11-08

DIOS Y LOS LEGADOS FAMILIARES

No hay persona que no tenga un árbol genealógico, todos podemos recorrer la historia familiar hacia atrás, podemos desandar los pasos de nuestros padres, abuelos, bisabuelos y puede que una o dos generaciones más, pero ya estas ultimas requieren mucho trabajo porque implican un trabajo de investigación bastante arduo, cosa que ha muchos les gusta y lo realizan como un pasatiempo.

Al conocer la historia familiar conocemos mucho de la forma de proceder de nuestros padres y así podemos observar que constantemente hay repeticiones de generación en generación, con las cuales convivimos, las cuales repetimos inconscientemente y siguen presente en nuestra historia, también pueden estar presentes en las vidas de las generaciones futuras.

Obviamente estos hábitos, maneras de proceder y de actuar pueden tener un valor positivo o negativo, que afectan constantemente a nuestras vidas, como las de otros familiares, por lo que me pregunto:  ¿cuan importante es para Dios el legado familiar?, ¿la biblia habla sobre ello?
La respuesta es SI, y de una manera muy rotunda. Consideremos el libro de Números, en el antiguo testamento, que esta plagado de arboles genealógicos, tenemos los que están en Génesis y hasta nos encontramos con los arboles genealógicos que se desarrollan en los evangelios acerca de Jesucristo, demostrando que es el Rey prometido y que tiene linaje divino.

No se trata de simples argumentos, o de contenido para llenar las páginas sino que tienen una finalidad y podemos aprender mucho de ellos,  lo que quiero resaltar hoy es que  encontramos mandatos que deben ser cumplidos por todas las generaciones, uno de los más conocidos es:

Estos, pues, son los mandamientos, estatutos y decretos que Jehová vuestro Dios mandó que os enseñase, para que que los pongáis por obra en la tierra a la cual pasáis vosotros para tomarla; para que temas a Jehová tu Dios, guardando sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando, tú, tu hijo, y el hijo de tu hijo, todos los días de tu vida para que tus días sean prolongados. Deuteronomio 6:1-2 

En este versículo vemos que el mandato alcanza, al menos en lo que se puede leer, hasta la tercera generación pero debemos considerar que es un mandamiento perpetuo que pasa de generación a generación de manera continua. Sin duda es, sera y ha sido de difícil de cumplir, porque pese a esto cada generación toma decisiones propias, porque ninguna es copia exacta de la otra, cada una es única.
Por eso vemos en la Biblia, que cada generación de los Israelitas es diferente a la anterior, algunos siguieron los mandatos que Dios les había dado, pero otras se olvidaron completamente de ellos y siguieron sus propios caminos sin tener en cuenta a Dios. Esto se ve claramente en la  historia de los reyes de Israel, constantemente encontramos dos maneras de proceder:

Asa hizo lo recto ante los ojos de Jehová, como David su padre (...) Nadab hijo de Jeroboam comenzó a reinar sobre Israel en el segundo año de Asa rey de Judá; y reinó sobre Israel dos años. E hizo lo malo ante los ojos de Jehová, andando en el camino de su padres, y en los pecados que hizo pecar a Israel. 1 REYES 15:11, 25 y 26

Es muy interesante ver que en muchos de estos reyes, sobre todo a los que se le agrega el comparativo: "como David su padre", no son hijos sus hijos biológicos, sino que pasaron varias generaciones hasta que nacieran pero seguían los pasos de David, continuaban el legado que él dejo, como también estaban aquellos que abandonaban ese legado y seguían otro.
Pero cada  generación tomaba la decisión, miren pensando en esto me encontré con un articulo de psicología sobre el tema y una frase me llamo mucho la atención, veamosla junto con un pasaje de Ezequiel:

El niño nace ya con una historia genética, vincular y emocional, hereda la carga de recomponer a la familia a partir de alianzas y los linajes de los que ha nacido, por tanto hay una historia que lo pre – existe de la cual puede: ser heredero transmisor con nuevos desarrollos, o, ser prisionero de ella.


Me gusta mucho la ultima parte, porque aunque sea muy aventurado puedo verla en Ezequiel 18:

Supongamos que cierto hombre es recto y hace lo que es justo y correcto. (...) Pero supongamos que ese hombre tiene un hijo adulto que es ladrón o asesino y se niega hacer lo correcto. Ese hijo también comete todas las maldades que su padre jamás haría (...)Pero supongamos que ese hijo pecador , a su vez tiene un hijo que ve la maldad de su padre y decide no llevar esa clase de vida.  v. 5, 10, 14 (NVI)

El pasaje muestra tres generaciones, cada una decide si cumplir o no con la palabra de Dios, es cierto que la generación que nos continuara puede sufrir o beneficiarse de las decisiones que tomemos, pero cada una decide el camino que va a seguir. 

Si tenemos una familia que busca seguir a Dios tenemos el privilegio y la bendición de poder ser transmisores de ese legado, pero si somos parte de una familia plagada de malas decisiones que nos pueden apresar, podemos decidir como el ultimo hombre de los versículos de Ezequiel: "no llevar esa clase de vida."

Mi historia familiar esta plagada de continuidades y de discontinuidades, algunas cosas siguen persistiendo en el tiempo pero otras se han perdido, seguramente ha  de ser así en el futuro, ruego que persistan aquellas cosas que nos acercan a Dios y que se detengan aquellas cosas que nos pueden impedir seguir dando la gloria a Dios.

Para los que tienen una familia cristiana mantengan el legado que los guía a Dios, aquellos que son los únicos creyentes o que su circulo más cercano es la primer generación que tiene una relación con Dios, sepan que Dios esta empezando a construir un legado para su familia que transformara completamente su historia familiar.

2018-10-25

Recuperando el valor de ser humano



Los seres humanos somos muy particulares, constantemente buscamos reafirmar o encontrar el valor que tiene nuestra existencia, recurrimos a todo tipo de estrategias para lograrlo, tratando de definirnos a través de los esfuerzos que realizamos, pero puede que nos estemos llenando de esfuerzos y actividades infructuosas para esto.

En general, vinculamos el valor de lo humano, con la cantidad de éxitos que se logran acumular en la vida, algunos lo basan en el esfuerzo, perseverancia y la lucha continua en el desarrollo de la vida,  otros lo basan en la posición social, otros en el color de la piel y algunos en los estudios que hayas realizado; en cada una de estas formas siempre quedan algunos fuera, porque ningunas de ellas puede abarcar a la totalidad de la humanidad, es una constante forma de exclusión en la que buscamos sentirnos valorados a partir de destruir a los otros.

Hablo de esto porque en "Sobre el Yunque" de Max Lucado encuentro la siguiente afirmación:
"Nuestro sistema, centrado en los triunfadores, es ideal para los que alcanzan el éxito pero devastador para los perdedores. En el esfuerzo de crear ganadores, también  creamos inadaptados. Jesús tiene un lugar para los inadaptados. En su libro dice que los últimos serán los primeros, e inclusive que los perdedores tienen valor."

Y cuando pienso en esto, me doy cuenta que el valor de ser humano, no esta en lo que cada uno podamos hacer para afirmarlo sino que se basa en el amor de Cristo por cada uno de nosotros, porque somos su creación y él es el único ser que conoce a la perfección nuestro valor, por eso nos vino a buscar:  Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido. Lucas 19: 10

En los evangelios se ve algo muy interesante y es que todos aquellos que nosotros podemos considerar exitosos según los parámetros humanos: las riquezas, clase social o estudios, fueron los que más rechazaron a Jesús y aquellos ante la mirada de Dios tristemente son los fracasados, los que pasaban desapercibidos, los que eran parte, y al mismo tiempo, de la multitud. Pero aquellos que estaban marginados en la sociedad de ese entonces: publicanos, leprosos, prostitutas, endemoniados, etc. Son los que mas resalta la palabra de Dios, porque reconocieron a Cristo, tuvieron y  demostraron fe y su vida  fue cambiada.

"Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aun pecadores Cristo murió por nosotros." Romanos 5:8, y la Biblia muestra que el pecado no hace acepción de personas sino que nos atañe a todos, por lo tanto el sacrificio de Cristo fue por todos sin acepción de personas. 

Estimados lectores, el valor de la humanidad se refleja en la sangre de Cristo, derramada por todos nosotros, para que podamos tener una relación con su Padre, para que cumplamos el propósito por el cual fuimos creados: para darle la gloria a Dios. Recuperamos nuestro valor como seres humanos cuando sabemos que somos amados por Dios, cuando aceptamos que nuestros esfuerzos son inútiles al intentar decirnos a nosotros mismos que valemos, cuando aceptamos el precio pagado por nuestra vida y buscamos a quien lo pago, para comenzar a vivir con, para  y por él.

               EL SER HUMANO TIENE VALOR, SE REVELA EN LA SANGRE DE CRISTO

"Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha, sin contaminación" 1 Pedro 1: 18-19

2018-10-09

ORAR EN ESTADO DE ALERTA


¿Qué sucede en nosotros cuando leemos esta palabra? Es seguro que cambiamos nuestra forma de actuar, nos comportamos de forma más prudente y evitamos hacer, decir o actuar de formas que resulten dudosas, que traigan hacia nosotros el peligro del  cual fuimos advertidos. 

Al mismo tiempo todos nuestros sentidos se agudizan, porque nuestro cerebro les da la orden de estar atentos a cualquier cosa: nuestra vista parece percibir cosas mas pequeñas y nuestros oídos perciben sonidos que comúnmente los pasamos por alto, porque jamas nos ha preocupado su presencia, pero cuando hay señales de algún problema, nos ponemos en estado de alerta y hasta el más minúsculo de los sonidos cobra una gran importancia.

Algunos dirían que estoy pensando por el titulo de esta entrada habla sobre orar cuando estamos en problemas, pero esa no es la idea sino es enfatizar como percibimos las cosas cuando estamos en estado de alerta, que debería ser algo que no se presente solo cuando estamos en problemas sino un estado constante en nuestra forma de ver las cosas que suceden a nuestro alrededor. 

Puse este título a partir de leer Colosences 4: 2, en la versión nueva traducción viviente:

Dedíquense a la oración con una mente alerta y un corazón agradecido.

Me gusto mucho, pero me llevo a preguntarme:¿qué significa orar con una mente alerta?, puede que todavía no tenga una respuesta clara al respecto pero si pienso que pasa cuando estamos alertas en ciertas circunstancias, infiero que orar con una mente alerta es hacerlo de una manera consciente y con esmero porque nuestra seguridad depende de hacerlo de la manera correcta.

En la versión Reina Valera 1960, esta frase se presenta con la palabra perseverar, que nos indica que la oración debe ser una acción constante y que  no se detiene, por lo tanto orar en estado de alerta, es orar constantemente sin detenerse: orar por la protección de Dios por los peligros que acechan en la sociedad, tanto por nuestros hermanos en Cristo como por los que todavía no lo conocen.

No olvidemos que estamos en un estado de alerta constante,(¿lo tenemos en cuenta o lo pasamos por alto? ¿vivimos como si esto no sucediera?) porque estamos en un campo de batalla que se transformara en otra cosa solo cuando Jesucristo venga y muestre que es el campeón indiscutible de esta guerra espiritual. 

Tengamos cuidado de convertir a la oración en algo instintivo, en un habito poco consciente que es solo mera repetición y que no nos permite agudizar nuestros sentidos. Si empezamos a orar con la mente alerta es seguro que cada una de ellas sera única e irrepetible, podremos protegernos de peligros que nos acechan pero también podremos ser salvaguardas de aquellos que se encuentran en un camino de auto destrucción sin ser conscientes de los peligros que se encuentran en el  sendero que decidieron transitar.


2018-09-20

UN PADRE DIFERENTE A ELÍ


En el día de hoy escribo esta entrada primeramente para dar gracias a Dios por el padre que me ha dado, este texto es un homenaje a su vida porque hoy cumple un año más de vida. Ha pasado un año más en el que he podido contar con su ejemplo, su apoyo, sus consejos y con sus mimos porque no importa que o tenga veintiséis años sigo siendo, para él, un niño que necesita recibir gestos y
muestras de amor.

Encontrar una manera de describirlo correctamente es imposible, pero pensando en como es  y lo que siempre quiso para mi y mi hermano, puedo decir completamente lo que no es, mi papá no es Elí. El sumo sacerdote que cuido a Samuel y que la biblia relata su fracaso como sumo sacerdote dentro de su familia.

Veamos algunas cosas que Elí hizo pero que en casa no fueron algo presente: en 1 Samuel, nos presentan a Elí como el sumo sacerdote presente constantemente en el templo, que bendijo a Ana cuando la vio tan afligida por que no tenía un hijo, sin duda parece presentarse como un hombre piadoso pero cuando se narra como son sus hijos, nos empezamos a cuestionar quien es en realidad Elí:

Los hijos de Elí eran hombres impíos, y no tenían conocimiento de Jehová. (...) Era, pues, muy grande delante de Jehová, el pecado de los jóvenes; porque los hombres menos preciaban las ofrendas de Jehová. 1 SAMUEL 2: 12, 17

Debemos recordar que los sacerdotes tenían la obligación de enseñar la ley, las formas de adoración a Dios y contar al pueblo quien es Dios, pero en estos versículos vemos que los hijos de Elí aún siendo sacerdotes, no conocían a Dios. Y para empezar a servir en el tabernáculo deberían tener entre 20 a 30 años por lo que eran grandes, pero desconocían a Dios y menospreciaban las ofrendas a Jehová que presentaba el pueblo.

En mi casa eso siempre fue diferente, no digo que yo y mi hermano somos perfectos porque tenemos nuestros errores, pero si puedo decir que mi Papá se esforzó, se esfuerza en que conozcamos mejor a Dios, que sepamos quien es y nos enseño a desarrollar una relación con él, porque siempre  nos llevo a la iglesia, nos inculco la lectura de la biblia y jamás dejo que hiciéramos algo que faltara el respeto a Dios.

Hay una diferencia que me hace pensar en su cuidado tan dedicado por cada uno de nosotros: en un momento la historia bíblica nos dice que  Elí si conocía el error y las malas acciones en las que se encontraban sus hijos, y que recibió una advertencia del Dios, ¿como reacciono? Lo hizo de la manera equivocada, solo les advirtió, no tomo medidas y todo termino de manera trágica para él y su familia.

Pero Elí era muy viejo; y oía de todo lo que sus hijos hacían con todo Israel, y cómo dormían con las mujeres  que velaban a la puerta del tabernáculo de reunión. (...) ¿Por qué habeís hollado mis sacrificios y mis ofrendas, que yo mandé ofrecer en el tabernáculo; y has honrado a tus hijos más que a mí, engordándoos de lo principal de todas las ofrendas de mi pueblo Israel? 1 SAMUEL 2: 22, 29

Elí sabia, pero solo hablo con ellos pero esto no era suficiente debería haberlos sacado del servicio del tabernáculo, porque no solo pecaban ellos sino también muchos que eran miembros del pueblo, aunque era una advertencia para sus hijos, ya era muy tarde Dios había dispuesto sus muertes. Pero también Dios hablo con él, y le hizo ver que había honrado a sus hijos más que a Jehová porque se quedaban con la mejor parte del sacrificio aquello que Dios en su ley había declarado que le pertenecía, pero ellos estaban tomando lo que no les pertenecía.

Desconozco si mi papá escucho cosas preocupantes acerca  de mis acciones o de mi hermano, pero se que si el veía que algo estaba mal nos enfrentaba con la biblia, nos disciplinaba con amor si era necesario, pero jamás dejo que hiciéramos lo que quisieramos y dejemos de dar a Dios lo que realmente se merece y le pertenece.

 Hay una acción que no veo en la vida de Elí pero que esta constantemente presente en la vida de mi padre, y es la oración, ¿porque la biblia no enuncia que Elí oro pos sus hijos?, ¿porque no intercedió por ellos como hizo Moisés por el pueblo cuando Dios quería castigar su pecado?, puede que Dios quiera mostrar que no lo hizo.
 
Yo se que no siempre tuve una relación genuina con Dios, que hice salir algunas canas verdes a mi papá, al igual que muchos otros, pero se que el jamás dejo de orar por mi y mi hermano, su oración es constante y aunque muchas veces no haya escuchado sus palabras, por simple rebeldía. Dios escucho sus oraciones, nos cuido y protegió porque escucho su oración, y gracias a ella como a su predisposición a vivir una vida de fe, hoy puedo ver a Dios en mi vida.

Mi papá se diferencia de Elí a que siempre nos enseño a Dios en u vida, siempre busco que lo conociéramos personalmente y cuando estábamos mal, en una actitud negativa en cuanto a Dios, su oración era una intercesión por nosotros, para que podamos vivir una fe genuina.

2018-08-31

La realidad pone aprueba nuestras palabras


La biblia dice que todo tiene su tiempo, y por alguna razón solo nos centramos en los momentos de alegría y bendición que llega a nuestra vida, siempre  estamos atentos a ellos: queremos que lleguen si pasamos por un mal momento o queremos que dure eternamente, pero no esta en nuestro poder saber que va a pasar solo Dios tiene ese poder, pero nos aferramos a esa idea con todo lo que podemos.

hay tiempo de prueba y de problemas, estos últimos meses en mi vida han sido de esos (al parecer va a seguir por un tiempo),  he intentado ser fuerte y mantenerme alegre porque muchos dicen que es una de mis características pero la verdad es que dudo todo eso. Pero en este tiempo de pruebas me encontrado defendiendo lo que digo, no con mas palabras o con grandes discursos sino que me he visto obligado a vivirlas, lo que me estoy dando cuenta que es más difícil de lo que pensé y que no debe ser un día o unas horas sino constantemente.

Hace unos años leí un libro que recomendaba que como cristianos deberíamos tener un versículo base, uno que defina como queremos vivir. La idea me pareció excelente y busque por un tiempo, hasta que lo encontré: PROVERBIOS 1: 33 Más el que me oyere, habitara confiadamente. Y vivirá tranquilo,  sin temor del mal.

Obviamente habla de escuchar a Dios, pero lo que me paso en este tiempo de dificultad es que cada parte del versículo se puso a prueba, ser capaz de buscar paz en Dios parece sencillo, pero cuando eres alguien que vuela constantemente con sus pensamientos en distintas direcciones se hace difícil.

Habitar confiadamente: vivir consciente y seguro del poder de Dios constantemente es muy difícil, repentinamente aparecen miedos, dudas y hasta no sabes donde buscar fuerzas porque siente que Dios no escucha y te frustras pero en realidad debemos crecer en nuestra fe y podremos ver su luz resplandeciendo en este valle de dolor por el que estamos pasando.

vivirá tranquilo, sin temor del mal: son similares las expresiones pero encierran distintas verdades, vivir tranquilo en un tiempo en que siempre tenemos que hacer cosas, que escuchamos en las noticias sobre todos los desastres naturales o la maldad de los hombres, donde constantemente escuchas sobre o sufres enfermedad es humanamente imposible, porque siempre hay pensamientos, circunstancias que quitan nuestra tranquilidad, que no permiten que conciliemos el sueño.

Soy una persona que especula mucho, una llena de miedos y cuando algunas cosas se presentan, ya en mi mente me estoy sepultando, estoy perdiendo mi futuro o lo que sea que se me ocurre en ese momento, dejo que el miedo ocupe mi mente y constantemente tengo miedo del mal que me pueda suceder, por eso escogí este versículo porque es algo con lo que lucho constantemente, aunque unos meses atrás pensé que lo supere pero no fue así porque ahora volvió con mayor fuerza.

Esta vez debería hacer del versículo: MI FORMA DE VIDA Y NO LAS PALABRAS DE MI VIDA, ahora me doy cuenta que la realidad estaba superando mis palabras, mientras reflexionaba en esto, encontré un versículo que hizo una realidad el de Proverbios, me renovó las fuerzas y me hizo pensar y escribir todo lo que están viendo hasta ahora:

(...) me has traído a tu presencia y eso es para siempre.
 SALMOS 41: 12b

sobre todo esta parte, porque me recordó que gracias a la salvación que Dios nos da por medio de la sangre de Jesucristo tenemos entrada a  su presencia, nos invita y nos lleva a sentarnos a la mesa a disfrutar de su compania,  aunque a veces tenemos la mente en otos lado y no le prestamos atención, tal como nos sucede con la familia que a veces estamos en otro lado en nuestros pensamientos porque algo nos agobia. Pero jamás dejaremos su presencia porque el nos ha llevado hacia ella y esto es eterno, por lo que siempre voy a poder escuchar su voz para que el versículo de proverbios se cumpla en mi realidad y no en mis palabras solamente.