2017-07-15

LA VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE


El título de esta entrada parece indicarnos que vamos a contar una historia de terror o hablaremos sobre que pasará cuando muramos; la mayoría de los cristianos, mejor dicho, toda la comunidad de los hijos de Dios conoce la respuesta a este dilema.

Es decir conocemos nuestro glorioso destino pero también el trágico fin de aquellos que no aceptan el regalo divino de la salvación.

Pero en realidad el tema de esta entrada es: Como Dios nos proporciona vida, una que es abundante y que se inicia con su gracia.  No debemos morir para tener vida después de la muerte sino que en él presente de nuestras vidas, donde la gracia de Dios esta presente la vida.

Esto no lo digo basandomé en mis propios dichos, o en mi habilidad de lectura; sino que es una sentencia dicha y escrita en la palabra de Dios, anunciada por Cristo:

"De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y creé al que me envió, tiene vida eterna ; y no vendrá a condenación más a pasado de muerte a vida"      Juan 5: 24

Estas son palabras muy conocidas y repetidas, pero ¿cuanto valor tienen en nuestra vida?, para todos deberian tener un valor infinito: ser un tesoro que, paradojicamente, no debe ser guardado para uno mismo, sino como Cristo entrego su vida por todos, exhibiendo su testimonio y su muerte ante todos para que creamos en él, debe ser compartido para que, como dice el versículo, todos (sin acepción de personas)  pasen de muerte a vida.

Se que algunos de los que lleguen a leer este texto (pensado para ellos), me van a decir: estoy vivo, camino, respiro, etc; se apegan al concepto físico de la vida, pero en la biblia también se habla sobre la vida espiritual y es aquí donde están muertos (como yo lo estuve), y en otra parte la Biblia  nos dice:

  " Y él (DIOS), os dio vida a vosotros cuando estabaís muertos en vuestros delitos y pecados. (...) Pero Dios que es rico en misericordia, por su gran amor con  que nos amó, aún estando muertos en pecados nos dio vida juntamente con Cristo"                               Efesios 2:1 , 4-5

Por esta razón, desde el preciso momento en que pasamos a ser hijos de Dios, aquellos que comprendieron el mensaje de Cristo y aceptaron su gracia, tenemos vida después de la muerte. 

Y esto sólo lo logramos por la Fe, no mediante experimentos (buenas acciones o normas religiosas  para probar si llegamos a obtener la entrada al cielo)  o buscando la fuente de la juventud para vivir eternamente sino a partir de creer y depositar nuestra Fe en Cristo:

"Porque por Gracia sois salvos por medio de la fe  y esto no de vosotros, pues es don de Dios, no por obras para que nadie se glorié."                                              Efesios 2: 8-9

Para que todos los que leyeron este texto, sobre todo los que demoran su decisión, tengan cuidado, no hay nada más tonto que tener la medicina al alcance de la mano y dejarse morir. Porque durante el caminar por esta tierra, durante su vida física, muchas veces o al menos una van a tener el mensaje de Dios al alcance de la mano, van a poder pasar de muerte a vida, pero si ella termina se van a encontrar buscando consuelo a sus aflicciones y a las consecuencias de su pecado sin tener posibilidad de recibirlo:

" (...) pero ahora esté es consolado aquí, y tú atormentado. Además de esto una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros de manera que los que quisieren pasar de aquí vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá."                                                                            Lucas 16: 25b-26 

Aprovechen que hay tiempo, que tienen un momento en el que podrán recibir la salvación y la garantía del consuelo eterno; aprovecho y hago recuerdo a mis hermanos  de la fe esa promesa: Recibiremos consuelo por más aflicciones que suframos en está tierra porque Dios es fiel y su palabra se cumple hasta el más mínimo detalle.
   

2017-07-08

Llenos del Espíritu de Dios...


Esta entrada más que una reflexión, sera una forma de agradecimiento a Dios porque me permite ver tantas personas que al igual que Bezaleel y Aholiab utilizan sus talentos para dar gloria a Dios siendo de edificación para todo el cuerpo de Cristo.

Cuando en la Biblia se habla sobre estos dos grandes hombres de Dios, aunque aparecen pocas veces la palabra de Dios nos dice:

"Habló Jehová a Moíses, diciendo: Mir, yo he llamado por nombre a Bezaleel hijo de Uri, Hijo de Ur, de la tribu de Judá; y lo he llenado del Espiritu de Dios, en sabiduría y en inteligencia, en ciencia y en todo arte, para inventar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, y en artificio de piedras para engastarlas, y en artificio de madera; para trabajar en toda clase de labor. Y he aquí que yo he puesto con él a Ahoiab hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan; y he puesto sabiduría en el ánimo de todo sabio de corazón, para que hagan todo lo que te he mandado (...) EXODO 31: 1-6


Estos dos, sin duda habrán sido increíbles, pensemos lo tenían sabiduría de lo alto para hacer lo que Dios les había mandado, seguramente lo disfrutaron con mucho gozo. Eran conscientes de que Dios los había liberado de la esclavitud en Egipto y estaban en camino a su hogar.

Dios les dio todo lo necesario para poder hacer una gran obra, y una sin precedentes: tenían la labor de preparar a detalle el lugar de encuentro con el Dios de Israel, que honra y que responsabilidad tan grandes pero lo hicieron, le dieron la posibilidad al pueblo de ver el lugar donde Dios iba a estar, levantaron un testimonio que los iba a acompañar y forjaron cada uno de los utensilios (juntamente con otros) de ese grandioso lugar.

Puede que ellos no hayan comprendido lo importante, lo simbólico, lo significativo y hasta educativo de sus obras de arte, de sus oficios, de sus conocimientos; pero nosotros sabemos que cada una de las cosas que hicieron refieren a las cualidades de Dios, a sus promesas y sobre todo a Jesucristo, como no los vamos a tener en cuenta.

Por eso esta en ocasión agradezco a todos aquellos que son como Bezaleel y Aholiab, que reconocen que sus talentos, sus habilidades, sus conocimientos para la gloria de Dios.

Entre todos ellos, tengo algunos que me marcaron muy profundamente: C. S Lewis, con las Crónicas de Narnía que trabajo con las palabras y que marco la vida espiritual de tantos, no solo con estos libros. Otros que los escucho y dan alegría a mi vida, pero sobre todo que sus letras son poesías que inspiran y te invitan a reflexionar sobre la fe que tenemos en Cristo: Papel Mache, si no has escuchado esta banda escucha la  recomiendo la canción "Peregrinos", un recorrido por el camino de la Fe, otro es Santiago Benavidez: sus canciones te llenan de vida pero te llevan a pensar , y recomiendo "Gracias por Pedro", al igual que todas sus canciones. 

Y tengo un grupo de amigos, que cada vez que hacen algo para Dios me sorprenden, no solamente porque tengan grandes talentos o sean sorprendentes, sino que cada vez que hacen algo, lo hacen para  Dios y ponen sus fuerzas, entusiasmo y tiempo para ese fin,  gracias Sembrando Esperanza porque me enseñan cada día como Dios usa los talentos y como el trabajo en equipo es de bendición en la vida de otros.

Este texto es en agradecimiento y también una forma de incentivar a todo aquel que escriba, cante, pinte, actué y otro talento lo use para Dios, para que así como Bezaleel y Aholiab contribuyeron a construir el lugar de encuentro con Dios usen sus dones para trabajar en el mayor tesoro de todos, en el mejor Diamante que hay en nuestras vidas: El reino de DIOS.

2017-07-01

CARROÑEROS ENTRE NOSOTROS

Me doy cuenta que en todas las entradas que escribí hasta ahora, he hablado de mis inicios en la vida cristiana, de mi identificación con Cristo, de mis buenas y malas rachas en el camino de la Fe pero jamas hable de cuando me sentí parte de la iglesia a la que asisto desde ese entonces.

Si se que cuando recibí a Cristo comencé a formar parte de la Iglesia, más que una identificación espiritual que tiene que ver con la posición que tengo dentro de la misma por ser hijo de Dios como todos los otros se trata de una identificación personal, de poder decir que me sentí parte en algún momento determinado de mi historia, porque en las iglesias locales sucede muchas veces como en las familias necesitas tener intimidad, conocerlos fuera y dentro del hogar.

Cada uno de nosotros comparte recuerdos con su familia, los cuales son buenos y otros son malos, también existen secretos familiares que solo  los miembros conocen y cuando llega un nuevo miembro, un cuñado por ejemplo, solo en el momento  en que se siente constantemente alrededor de la mesa y entienda todo lo que se esta hablando puede llegar  decir que lo hicieron a formar parte de la familia, y eso excede el momento en que tomo la posición de cuñado porque eso puede ser años antes o todavía puede faltar para que lo identifiquen como parte de la familia.

En  mi vida, y creo que en la de muchos cristianos, un momento crucial para ingresar a formar parte de la iglesia local son los campamentos: ese momento del año en el que si vas estas obligado a convivir con los hermanos, donde hay un alto y después para tu relación con ellos. Si es que decides continuar relacionándote con ellos porque ahí ves de todo y muchas veces lo que ves se aleja de lo que escuchas y has visto de ellos los domingos.

En un campamento ves quien es amigo de quien, observas como son en los juegos: sabes quienes son competitivos, quienes prefieren estar sentados y no jugar, etc. pero sobre todo eres testigo de aquello que después del campamento se hablara por meses, identificaras quienes dicen las cosas como pasaron y quienes distorsionan la verdad; tristemente compartir un campamento te hace ver también los problemas existentes entre los hermanos pero lo bueno es que ves quienes buscan avanzar en su relación con Dios y quienes vas solo por ir.

Para mí, el primer campamento es inolvidable porque ahí comencé a formar amistades que son de bendición cada día pese que ahora se encuentran lejos de donde escribo, ellos me ayudan a crecer pero aquellos pensé que eran mis amigos tenían una mala costumbre, siempre hablaban de los otros y no cosas buenas: eran y muchos siguen siendo carroñeros.

Estoy seguro  que también hablaban mal de mi: pero basta de recordar cosas que no vienen al caso por lo que mas que hablar sobre ellos voy a advertir a todos (eso me incluye a mi) que podemos ser carroñeros. Para los que no saben los carroñeros son animales que esperan encontrar animales muertos y alimentarse de ellos, y yo pienso que aquellos que hablan sobre las caídas de los demás, que esperan que alguien se equivoque para hablar con ellos tienen la misma costumbre y muchas veces, y lo digo con pesar, son los que alejan a personas de la palabra de Dios y de la oportunidad de ser parte de la iglesia.

En la Biblia hay varios versículos que me hacen pensar en eso:

Porque vosotros, hermanos a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servios por amos los unos a los otros. Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Pero si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros. Digo pues: Andad en el Espíritu y no satisfagáis los deseos de la carne.                                                                Galatas 5: 13- 16

que sentencia severa es la parte subrayada del texto, yo me pregunte y es algo que creo que todos deberiamos preguntarnos constantemente: ¿ soy parte de los que muerden y comen a los hermanos de la iglesia?, ¿soy un carroñero de los hermanos de la fe?, me hubiera gustado responder que no pero la verdad que dudo que en algún momento no lo haya hecho, que en algun momento no haya cambiado el alimento espiritual por la carne de mis hermanos ( da miedo solo escribirlo, cuanto más sera si llegó a reconocerme como tal), pero eso es porque alimentamos a la carne por eso el pasaje continua:

Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el Espíritu es contra la carne; y estos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley, y manifiestas son las obras de la carne (....)                                                         Galatas 5:17- 19a

por lo que si andamos bajo el Espíritu, es decir guiados por Dios si nos identificamos como carroñeros, por más dolorosa sea la identificación, es para que dejemos de serlo para cambiar nuestras actitudes y sea el Fruto del Espíritu lo que se manifieste en beneficio de los otros y podamos dar gloria a Dios. Si esto es así dejaremos de ser carroñeros y nos transformaremos en aquellos que responden ante la necesidad de los hermanos y los levantamos, animamos, fortalecemos para que continúen en la fe, es decir cumplimos con: 

HERMANOS; SI ALGUNO FUERE SORPRENDIDO EN ALGUNA FALTA, VOSOTROS QUE SOIS ESPIRITUALES, RESTAURAD LE CON ESPÍRITU DE MANSEDUMBRE, CONSIDERÁNDOTE A TI MISMO, NO SEA QUE TÚ TAMBIÉN SEAS TENTADO
                                                                                          GALATAS 6: 1






2017-06-25

LA NECESARIA EDIFICACIÓN



La semana anterior, hable sobre sitiar la antigua naturaleza, y me di  cuenta que en mi vida cristiana tenia que buscar eso, tenía y tengo que dejar de lado, acabar definitivamente con todos esos patrones de conducta que han guiado mi vida por un camino que me aleja de Dios y no me permite relacionarme con él. 

La pregunta que circulo en mi mente durante esos días era ¿qué iba a quedar en mi mente?, ¿va a existir algo en mi mente después de acabar con todo eso?, en ese momento no tenía ninguna respuesta clara por lo que me acerque al hermano que siempre me preguntaba sobre si había leído la Biblia ese día o en la semana, pese que muchas veces me resulto todo un pesado, era uno de los pocos que podía considerar que me iba a dar una respuesta clara y lo más importante Bíblica.

Me dijo lo siguiente: La Biblia habla sobre que el fundamento es Cristo, en la vida de cada uno de nosotros pero también hay historias que relatan la pericia de Dios para construir cosas, si pensamos Él dio el mejor diseño que se podía dar de un barco para salvar a la familia de Noé y los animales. Dio instrucciones claras sobre como debía construirse el Tabernaculo, el lugar de reunión del pueblo de Israel durante su estadía en el desierto.

Construyo un pueblo, en cada uno de sus detalles, así podemos ver a lo largo de los relatos Biblicos como Dios es experto construir, y en suma perfección porque todo lo que Él hace solo puede tener este resultado: PERFECCIÓN
Tu crees que solo tienes cosas pecaminosas y malas, que dejando todo eso tu vida a de perder todo pero eso no es así, Él solo quiere que dejes todo aquello que aleja, todo lo que se convierte en obstaculo por eso constantemente nos dice :

 "Desechando, pues toda malicia, todo engaño,hipocresía, envidias, y todas las detractaciones, desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcaís, para salvación, si es que habeís gustado la benignidad del Señor.
Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombrea más para Dios escogida y preciosa, vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo."                                                                         1 PEDRO 2: 1-5

Ves dejar esas cosas de lado y abandonarlas, es para no detractarnos, para no retroceder del nuevo camino que hemos empezado a transitar buscando crecer en Él, en que podamos ser reconocidos como templos vivos y parte de su pueblo, no solo en palabra y en  hecho; como hermanos de la iglesia nosotros no te llamamos la atención sobre el robo del teléfono para juzgarte y condenarte, sino para que abandones ese camino, cambies y seas edificado porque ese es nuestro deber para con los hermanos, porque esta es absolutamente necesaria:

" Por lo cual  animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo haceís. (...) También os rogamos, hermanos, que amonesteis a los ociosos, que alenteís a los de poco animo, que sostengan a los débiles, que seáis pacientes para con todos. "
                                                                                    1 TESALONICENSES 5 :11, 14
Sin duda hice muy bien al hablar con el hermano, porque no solo pude comprender que mi vida es edificada por Dios mientras tenga relación con él, sino que también comprendí a muchos compañeros de la fe, pude darme cuenta que buscaban edificarme y que era necesario que me mostraran en que me había equivocado.

Debemos entender que la EDIFICACIÓN de nuestras vidas es NECESARIA, no  se trata de construir por construir, se trata de dejar a Dios trabajar en nuestras vidas para poder llegar a ser y hacer lo que Él quiere para nuestras vidas.

2017-06-17

A SITIAR LA ANTIGUA NATURALEZA


Había llegado el momento en que mi vida cristiana se volvió una rutina, de tal forma que todo se transformo en una forma de cumplir con los requerimientos que exigían las personas de la iglesia.

Todos tenemos conductas aprendidas de nuestro pasado, antes de ser cristiano, que seguimos practicando; en entradas anteriores comente mi habito de manos rápidas con las cosas ajenas, al igual que este tengo otros que continúan siendo parte de las practicas habituales. Pero hay tiempos en los que esos hábitos saltan de nosotros y nos llevan a cometer grandes errores. 

Un día, un chico de la iglesia estaba burlando se de mi madre porque trabajaba en la limpieza de su casa,  ya había pasado otras veces y comencé a perder  la paciencia por sus malos tratos, entonces comencé a pensar  en que hacer, ese hombre era muy  descuidado por lo que siempre dejaba sus pertenencias al alcance de las manos, sobre todo de las manos rápidas como la mía. 

Entonces,  un domingo, mientras estaba preparando su instrumento para tocar la alabanza, saque su teléfono y lo vendí en el mercado negro; algunos conocían mis antecedentes y  me denunciaron, pero como no encontraron en teléfono no paso ningún problema pero mi conciencia me comenzó a acusar, hasta que después de día tuve que confesar y desde ahí no me miraron con buenos ojos.

Pero, ¿ a qué se debía que todavía tenia esas ideas e impulsos en mi interior?, ¿qué  mantenía vivo esos hábitos en mi interior?. Al poco tiempo me di cuenta que era YO quien los mantenía vivos, como podía dejar atrás mi antigua naturaleza. Solo un hermano de la iglesia me acerco y me regalo el pasaje en el que voy a reflexionar.

La Biblia le da mucha importancia a crecer y generar hábitos sanos en la vida y uno de los pasajes que habla sobre esto es:
                                   " Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 
  Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. 
  Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. 
  Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.  
  Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; 
  cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, 
  en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. 
  Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. 
 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,   y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,   donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos. 
  Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; 
  soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. 
 Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto. 
  Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos."                                                      COLOSENCES 3: 1-15


En una parte de este pasaje,  en un momento dice "HACED MORIR(...)" y a continuación habla sobre distintas cosas, propias de la antigua naturaleza que deben morir en nuestra vida, ¿ como hacer esto?,  creo que una forma de estas es Sitiar nuestra propia naturaleza.

A lo largo de la historia  la estrategia de sitiar  una ciudad fue muy productiva porque así se lograron grandes conquistas, pero en su mayoría se trataba de rodear una ciudad y cortarle todas las provisiones  para que por falta  de ellas se rindieran  y aceptaran el dominio de los  países conquistadores.
Muchos cristianos pensamos que deberíamos sitiar y conquistar nuestra antigua naturaleza, que la tenemos que dejar incipientes en nuestro interior, es decir no la matamos sino que  pretendemos rendirla, negando su parte en el pecado que nos aqueja.
Pensamos que sojuzgarlos es suficiente, como pensó el pueblo de Israel en la conquista tierra prometida y aquellos que quedaron de los pueblos enemigos fueron los que invitaron cada vez que pudieron al pueblo de Israel al pecado.

Nosotros  pensamos que es cuestión de controlar nuestros impulsos pero la Biblia lo dice claramente y enuncia una norma, una obligación: haced morir. Si en la historia se quitaban los suministros para poder conquistar una ciudad, nosotros debemos quitar toda forma de provisión de acciones, imágenes, ideas, pensamientos que nos acerquen al pecado, no para sojuzgarlo y mantenerlo  bajo control sino para que muera y deje ser parte de nosotros.

2017-06-10

REFLEJOS EN SU PALABRA

Un acto de la naturaleza que llama mucho la atención de todos es  el reflejo, desde que somos pequeños cuando nos vemos en un espejo o en un pequeño charco de agua ha captado nuestra atención de tal forma que muchas veces tenemos miedo y otras nos causa tal asombro que nos quedamos atrapados en ese pequeño fenómeno por el que hemos transitado una vez y muchas otras veces más.

Pero este fenómeno nos puede ayudar a pensar en algunos pasajes de la biblia, sobre todo uno de los más conocidos  y repetidos en las iglesias:

"Oh Jehová, tú me has examinado y conocido. Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; has entendido desde lejos mis pensamientos."  Salmos 139: 1

Este pasaje habla del conocimiento que tiene Dios sobre cada uno de nosotros y el salmista nos da la siguiente afirmación:

"Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; alto es, no  lo puedo comprender" Salmos 139: 6

Es cierto que nosotros no conocemos en  profundidad los pensamientos de Dios, ni el alcance de su sabiduría pero sabemos que Dios puede desea ser quien nos guié en el crecimiento espiritual y para que seamos agradables para él, santificandonos cada día y dando la gloria a Dios en cada detalle de nuestra historia.

Pero para eso debemos dejar que Dios nos examine y nos hable a través de su palabra, en ella existen distintos reflejos de la naturaleza humana algunos muy tristes, en los que se destaca la maldad de los hombres, Dios muestra en distintos pasajes de la Biblia como nos alejamos de él, como realizamos todas clases de acciones que nos alejan de Él, muchas veces sin conciencia de la presencia de Dios, sin tener en cuenta su palabra.

Si dejamos que Dios nos muestre aquello que ve en nuestros corazones,¿que es los que nos exige que cambiemos?, ¿cuanto caso hacemos a su infinita sabiduría?, muchas veces decidimos ignorarlo y tiramos la única palabra de verdad, que nos daría verdadera satisfacción al olvido y no nos damos cuenta que nos alejamos de él, pero si realmente nos sentamos a ver el reflejo que Dios muestra de nosotros a través de su palabra deberíamos sentirnos humillados y necesitados de su presencia y cada día veriamos como el reflejo de nuestra vida es tal como lo plantea el Salmos 26:

 Júzgame, oh Jehová, porque yo en mi integridad he andado; 
 He confiado asimismo en Jehová sin titubear. 
  Escudríñame, oh Jehová, y pruébame; 
 Examina mis íntimos pensamientos y mi corazón. 
  Porque tu misericordia está delante de mis ojos, 
 Y ando en tu verdad. 
  No me he sentado con hombres hipócritas, 
 Ni entré con los que andan simuladamente. 
  Aborrecí la reunión de los malignos, 
 Y con los impíos nunca me senté. 
  Lavaré en inocencia mis manos, 
 Y así andaré alrededor de tu altar, oh Jehová, 
  Para exclamar con voz de acción de gracias, 
 Y para contar todas tus maravillas. 
  Jehová, la habitación de tu casa he amado, 
 Y el lugar de la morada de tu gloria. 
  No arrebates con los pecadores mi alma, 
 Ni mi vida con hombres sanguinarios,
  En cuyas manos está el mal, 
 Y su diestra está llena de sobornos. 
  Mas yo andaré en mi integridad; 
 Redímeme, y ten misericordia de mí. 
 Mi pie ha estado en rectitud; 
 En las congregaciones bendeciré a Jehová. 

Siendo sincero conmigo mismo, me doy cuenta que desde empezó mi vida cristiana hasta ahora he cambiado en muchas cosas pero puedo afirmar que todavía hoy mi reflejo no se parece a la imagen del alma y corazón que refleja este Salmo, me doy cuenta que es a lo que debo aspirar y debo buscar ser santificado cada día por su palabra, y espero que todos ustedes busquen que estas palabras sean una descripcion de sus vidas y las de Jeremias 3, que hablan rebelde e inmoral que despreciaron el amor, las misericordías y las bondades de Dios para parecerse a los pueblos de su alrededor.

HAY VARIOS REFLEJOS EN LA PALABRA DE DIOS ,¿ CUAL ES EL TUYO? EL DEL ALMA QUE VIVE DE CONFORME A DIOS, O EL DE REBELDE BUSCANDO PECAR.

2017-06-03

VIVIENDO CONSCIENTE DE SU OMNIPRESCENCIA



La vida cristiana es bastante compleja y difícil de vivir pero sobre todo de comprender algunas cosas, Nos resulta díficil vivir una vida en la que dependamos de alguien mas que nosotros, somos seres orgullosos.

En la Biblia encontramos tantas historias sobre como el orgullo del hombre trajo dificultades a su vida, hay muchos casos que empezaron bien pero a consecuencia de enaltecerse  terminaron sufriendo dificultades por causa de ello.

Yo también al empezar la vida cristiana me di cuenta que el problema del orgullo también era parte de mi vida, siempre quise hacer todo por mi cuenta y sin consultar a nadie considerando que podía pedir que Dios me viera solo algunas veces y no todas. Mientras estaba en la iglesia me comportaba como un cristiano. cumplía con las normas de conducta dentro de ella pero llegaba a casa y terminaba siendo igual al que era antes. Siempre comprometiendo el trabajo de mi madre, vivía dos vidas en una.

No conocía verdades espirituales acerca de la omnipresencia de Dios, aunque cantaba sobre ella  no podía comprender la totalidad de las letras y seguía caminando por el camino de la hipocresía sin darme cuenta, fue tan sutil que no me había percatado hasta que habían pasado meses y era un hipócrita consumado.

Pensé que estaba haciendo bien hasta que en una de las introducciones de las reuniones leyeron el siguiente pasaje:

"¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos que yo no lo vea? ¿No lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra?" Jeremías 23: 24

Está pregunta quedo rondando mi mente y mientras trataba de encontrar una respuesta clara sobre este asunto encontré dos casos interesantes en la Biblia, uno es la historia de Ezequias y  Manases, los dos fueron reyes que  tuvieron distintos inicios y finales diferentes pero ambos  tuvieron experiencias con Dios y el orgullo fue parte de ellas.

 "En aquel tiempo Ezequias enfermó de muerte; y oró a Jehova, quien le respondió, y le dio una señal. Mas Ezequias no correspondió al  bien que le había sido hecho, sino que se enalteció su corazón, y vino la ira contra él, y contra Judá y Jerusalén. Pero Ezequías, después de haberse enaltecido su corazón, se humilló él y los moradores de Jerusalén; y no vino sobre ellos la ira de Jehová en los días de Ezequías."                                     2 Cronicas 32:24-26

Ezequias empezó bien su vida  pero después de todo volvió al caminó correcto y el éxito de su vida se baso en que volvió  a ser conscientes de la presencia de Dios porque la humildad es necesaria para poder vivir haciendo la voluntad de Dios, porque al ser humildes aceptaríamos sus peticiones y sus mandatos.

El hecho de humillarse ante Dios es lo que permite vivir conscientes de presencia de Dios, por lo que hacemos al humillarnos es reconocerlo como nuestro Señor, como aquel a quien debemos rendir cuenta de todo lo que hacemos, el vivir conscientes de su presencia es lo que nos  hace obedientes y nos permite reconocer que necesitamos de él para vivir, por eso podemos hacer lo que hizo Manases:

"Y habló Jehová a Manasés y a su pueblo, mas ellos no  escucharon; por lo cual Jehová trajo contra ellos los generales del ejército del rey de los asirios, los cuales aprisionaron con grillos a Manasés, y atado con cadenas lo llevaron a Babilonia. Mas luego que fue puesto en angustias, oró a Jehová su Dios, humillado grandemente en la presencia del Dios de sus padres. Y habiendo orado a él, fue atendido; pues Dios oyó su oración y lo restauro a Jerusalén, a su reino. Entonces reconoció Manasés que Jehová era Dios.                                                                          2 Cronicass 33: 10-13

Dios restaura nuestras vidas y nos ayuda a reconstruir mucho de lo que destruimos, como yo que vivía dos vidas y no había solucionado los problemas con mi madre sino que los había agudizado por mi hipocresía pero cuando comprendí esta verdad lo que cambio fue mi relación con ella y hoy día gozamos de una buena relación porque comencé a vivir la presencia de DIOS cada día de mi historia.