2017-06-25

LA NECESARIA EDIFICACIÓN



La semana anterior, hable sobre sitiar la antigua naturaleza, y me di  cuenta que en mi vida cristiana tenia que buscar eso, tenía y tengo que dejar de lado, acabar definitivamente con todos esos patrones de conducta que han guiado mi vida por un camino que me aleja de Dios y no me permite relacionarme con él. 

La pregunta que circulo en mi mente durante esos días era ¿qué iba a quedar en mi mente?, ¿va a existir algo en mi mente después de acabar con todo eso?, en ese momento no tenía ninguna respuesta clara por lo que me acerque al hermano que siempre me preguntaba sobre si había leído la Biblia ese día o en la semana, pese que muchas veces me resulto todo un pesado, era uno de los pocos que podía considerar que me iba a dar una respuesta clara y lo más importante Bíblica.

Me dijo lo siguiente: La Biblia habla sobre que el fundamento es Cristo, en la vida de cada uno de nosotros pero también hay historias que relatan la pericia de Dios para construir cosas, si pensamos Él dio el mejor diseño que se podía dar de un barco para salvar a la familia de Noé y los animales. Dio instrucciones claras sobre como debía construirse el Tabernaculo, el lugar de reunión del pueblo de Israel durante su estadía en el desierto.

Construyo un pueblo, en cada uno de sus detalles, así podemos ver a lo largo de los relatos Biblicos como Dios es experto construir, y en suma perfección porque todo lo que Él hace solo puede tener este resultado: PERFECCIÓN
Tu crees que solo tienes cosas pecaminosas y malas, que dejando todo eso tu vida a de perder todo pero eso no es así, Él solo quiere que dejes todo aquello que aleja, todo lo que se convierte en obstaculo por eso constantemente nos dice :

 "Desechando, pues toda malicia, todo engaño,hipocresía, envidias, y todas las detractaciones, desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcaís, para salvación, si es que habeís gustado la benignidad del Señor.
Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombrea más para Dios escogida y preciosa, vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo."                                                                         1 PEDRO 2: 1-5

Ves dejar esas cosas de lado y abandonarlas, es para no detractarnos, para no retroceder del nuevo camino que hemos empezado a transitar buscando crecer en Él, en que podamos ser reconocidos como templos vivos y parte de su pueblo, no solo en palabra y en  hecho; como hermanos de la iglesia nosotros no te llamamos la atención sobre el robo del teléfono para juzgarte y condenarte, sino para que abandones ese camino, cambies y seas edificado porque ese es nuestro deber para con los hermanos, porque esta es absolutamente necesaria:

" Por lo cual  animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo haceís. (...) También os rogamos, hermanos, que amonesteis a los ociosos, que alenteís a los de poco animo, que sostengan a los débiles, que seáis pacientes para con todos. "
                                                                                    1 TESALONICENSES 5 :11, 14
Sin duda hice muy bien al hablar con el hermano, porque no solo pude comprender que mi vida es edificada por Dios mientras tenga relación con él, sino que también comprendí a muchos compañeros de la fe, pude darme cuenta que buscaban edificarme y que era necesario que me mostraran en que me había equivocado.

Debemos entender que la EDIFICACIÓN de nuestras vidas es NECESARIA, no  se trata de construir por construir, se trata de dejar a Dios trabajar en nuestras vidas para poder llegar a ser y hacer lo que Él quiere para nuestras vidas.

2017-06-17

A SITIAR LA ANTIGUA NATURALEZA


Había llegado el momento en que mi vida cristiana se volvió una rutina, de tal forma que todo se transformo en una forma de cumplir con los requerimientos que exigían las personas de la iglesia.

Todos tenemos conductas aprendidas de nuestro pasado, antes de ser cristiano, que seguimos practicando; en entradas anteriores comente mi habito de manos rápidas con las cosas ajenas, al igual que este tengo otros que continúan siendo parte de las practicas habituales. Pero hay tiempos en los que esos hábitos saltan de nosotros y nos llevan a cometer grandes errores. 

Un día, un chico de la iglesia estaba burlando se de mi madre porque trabajaba en la limpieza de su casa,  ya había pasado otras veces y comencé a perder  la paciencia por sus malos tratos, entonces comencé a pensar  en que hacer, ese hombre era muy  descuidado por lo que siempre dejaba sus pertenencias al alcance de las manos, sobre todo de las manos rápidas como la mía. 

Entonces,  un domingo, mientras estaba preparando su instrumento para tocar la alabanza, saque su teléfono y lo vendí en el mercado negro; algunos conocían mis antecedentes y  me denunciaron, pero como no encontraron en teléfono no paso ningún problema pero mi conciencia me comenzó a acusar, hasta que después de día tuve que confesar y desde ahí no me miraron con buenos ojos.

Pero, ¿ a qué se debía que todavía tenia esas ideas e impulsos en mi interior?, ¿qué  mantenía vivo esos hábitos en mi interior?. Al poco tiempo me di cuenta que era YO quien los mantenía vivos, como podía dejar atrás mi antigua naturaleza. Solo un hermano de la iglesia me acerco y me regalo el pasaje en el que voy a reflexionar.

La Biblia le da mucha importancia a crecer y generar hábitos sanos en la vida y uno de los pasajes que habla sobre esto es:
                                   " Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 
  Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. 
  Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. 
  Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.  
  Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; 
  cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, 
  en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. 
  Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. 
 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,   y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,   donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos. 
  Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; 
  soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. 
 Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto. 
  Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos."                                                      COLOSENCES 3: 1-15


En una parte de este pasaje,  en un momento dice "HACED MORIR(...)" y a continuación habla sobre distintas cosas, propias de la antigua naturaleza que deben morir en nuestra vida, ¿ como hacer esto?,  creo que una forma de estas es Sitiar nuestra propia naturaleza.

A lo largo de la historia  la estrategia de sitiar  una ciudad fue muy productiva porque así se lograron grandes conquistas, pero en su mayoría se trataba de rodear una ciudad y cortarle todas las provisiones  para que por falta  de ellas se rindieran  y aceptaran el dominio de los  países conquistadores.
Muchos cristianos pensamos que deberíamos sitiar y conquistar nuestra antigua naturaleza, que la tenemos que dejar incipientes en nuestro interior, es decir no la matamos sino que  pretendemos rendirla, negando su parte en el pecado que nos aqueja.
Pensamos que sojuzgarlos es suficiente, como pensó el pueblo de Israel en la conquista tierra prometida y aquellos que quedaron de los pueblos enemigos fueron los que invitaron cada vez que pudieron al pueblo de Israel al pecado.

Nosotros  pensamos que es cuestión de controlar nuestros impulsos pero la Biblia lo dice claramente y enuncia una norma, una obligación: haced morir. Si en la historia se quitaban los suministros para poder conquistar una ciudad, nosotros debemos quitar toda forma de provisión de acciones, imágenes, ideas, pensamientos que nos acerquen al pecado, no para sojuzgarlo y mantenerlo  bajo control sino para que muera y deje ser parte de nosotros.

2017-06-10

REFLEJOS EN SU PALABRA

Un acto de la naturaleza que llama mucho la atención de todos es  el reflejo, desde que somos pequeños cuando nos vemos en un espejo o en un pequeño charco de agua ha captado nuestra atención de tal forma que muchas veces tenemos miedo y otras nos causa tal asombro que nos quedamos atrapados en ese pequeño fenómeno por el que hemos transitado una vez y muchas otras veces más.

Pero este fenómeno nos puede ayudar a pensar en algunos pasajes de la biblia, sobre todo uno de los más conocidos  y repetidos en las iglesias:

"Oh Jehová, tú me has examinado y conocido. Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; has entendido desde lejos mis pensamientos."  Salmos 139: 1

Este pasaje habla del conocimiento que tiene Dios sobre cada uno de nosotros y el salmista nos da la siguiente afirmación:

"Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; alto es, no  lo puedo comprender" Salmos 139: 6

Es cierto que nosotros no conocemos en  profundidad los pensamientos de Dios, ni el alcance de su sabiduría pero sabemos que Dios puede desea ser quien nos guié en el crecimiento espiritual y para que seamos agradables para él, santificandonos cada día y dando la gloria a Dios en cada detalle de nuestra historia.

Pero para eso debemos dejar que Dios nos examine y nos hable a través de su palabra, en ella existen distintos reflejos de la naturaleza humana algunos muy tristes, en los que se destaca la maldad de los hombres, Dios muestra en distintos pasajes de la Biblia como nos alejamos de él, como realizamos todas clases de acciones que nos alejan de Él, muchas veces sin conciencia de la presencia de Dios, sin tener en cuenta su palabra.

Si dejamos que Dios nos muestre aquello que ve en nuestros corazones,¿que es los que nos exige que cambiemos?, ¿cuanto caso hacemos a su infinita sabiduría?, muchas veces decidimos ignorarlo y tiramos la única palabra de verdad, que nos daría verdadera satisfacción al olvido y no nos damos cuenta que nos alejamos de él, pero si realmente nos sentamos a ver el reflejo que Dios muestra de nosotros a través de su palabra deberíamos sentirnos humillados y necesitados de su presencia y cada día veriamos como el reflejo de nuestra vida es tal como lo plantea el Salmos 26:

 Júzgame, oh Jehová, porque yo en mi integridad he andado; 
 He confiado asimismo en Jehová sin titubear. 
  Escudríñame, oh Jehová, y pruébame; 
 Examina mis íntimos pensamientos y mi corazón. 
  Porque tu misericordia está delante de mis ojos, 
 Y ando en tu verdad. 
  No me he sentado con hombres hipócritas, 
 Ni entré con los que andan simuladamente. 
  Aborrecí la reunión de los malignos, 
 Y con los impíos nunca me senté. 
  Lavaré en inocencia mis manos, 
 Y así andaré alrededor de tu altar, oh Jehová, 
  Para exclamar con voz de acción de gracias, 
 Y para contar todas tus maravillas. 
  Jehová, la habitación de tu casa he amado, 
 Y el lugar de la morada de tu gloria. 
  No arrebates con los pecadores mi alma, 
 Ni mi vida con hombres sanguinarios,
  En cuyas manos está el mal, 
 Y su diestra está llena de sobornos. 
  Mas yo andaré en mi integridad; 
 Redímeme, y ten misericordia de mí. 
 Mi pie ha estado en rectitud; 
 En las congregaciones bendeciré a Jehová. 

Siendo sincero conmigo mismo, me doy cuenta que desde empezó mi vida cristiana hasta ahora he cambiado en muchas cosas pero puedo afirmar que todavía hoy mi reflejo no se parece a la imagen del alma y corazón que refleja este Salmo, me doy cuenta que es a lo que debo aspirar y debo buscar ser santificado cada día por su palabra, y espero que todos ustedes busquen que estas palabras sean una descripcion de sus vidas y las de Jeremias 3, que hablan rebelde e inmoral que despreciaron el amor, las misericordías y las bondades de Dios para parecerse a los pueblos de su alrededor.

HAY VARIOS REFLEJOS EN LA PALABRA DE DIOS ,¿ CUAL ES EL TUYO? EL DEL ALMA QUE VIVE DE CONFORME A DIOS, O EL DE REBELDE BUSCANDO PECAR.

2017-06-03

VIVIENDO CONSCIENTE DE SU OMNIPRESCENCIA



La vida cristiana es bastante compleja y difícil de vivir pero sobre todo de comprender algunas cosas, Nos resulta díficil vivir una vida en la que dependamos de alguien mas que nosotros, somos seres orgullosos.

En la Biblia encontramos tantas historias sobre como el orgullo del hombre trajo dificultades a su vida, hay muchos casos que empezaron bien pero a consecuencia de enaltecerse  terminaron sufriendo dificultades por causa de ello.

Yo también al empezar la vida cristiana me di cuenta que el problema del orgullo también era parte de mi vida, siempre quise hacer todo por mi cuenta y sin consultar a nadie considerando que podía pedir que Dios me viera solo algunas veces y no todas. Mientras estaba en la iglesia me comportaba como un cristiano. cumplía con las normas de conducta dentro de ella pero llegaba a casa y terminaba siendo igual al que era antes. Siempre comprometiendo el trabajo de mi madre, vivía dos vidas en una.

No conocía verdades espirituales acerca de la omnipresencia de Dios, aunque cantaba sobre ella  no podía comprender la totalidad de las letras y seguía caminando por el camino de la hipocresía sin darme cuenta, fue tan sutil que no me había percatado hasta que habían pasado meses y era un hipócrita consumado.

Pensé que estaba haciendo bien hasta que en una de las introducciones de las reuniones leyeron el siguiente pasaje:

"¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos que yo no lo vea? ¿No lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra?" Jeremías 23: 24

Está pregunta quedo rondando mi mente y mientras trataba de encontrar una respuesta clara sobre este asunto encontré dos casos interesantes en la Biblia, uno es la historia de Ezequias y  Manases, los dos fueron reyes que  tuvieron distintos inicios y finales diferentes pero ambos  tuvieron experiencias con Dios y el orgullo fue parte de ellas.

 "En aquel tiempo Ezequias enfermó de muerte; y oró a Jehova, quien le respondió, y le dio una señal. Mas Ezequias no correspondió al  bien que le había sido hecho, sino que se enalteció su corazón, y vino la ira contra él, y contra Judá y Jerusalén. Pero Ezequías, después de haberse enaltecido su corazón, se humilló él y los moradores de Jerusalén; y no vino sobre ellos la ira de Jehová en los días de Ezequías."                                     2 Cronicas 32:24-26

Ezequias empezó bien su vida  pero después de todo volvió al caminó correcto y el éxito de su vida se baso en que volvió  a ser conscientes de la presencia de Dios porque la humildad es necesaria para poder vivir haciendo la voluntad de Dios, porque al ser humildes aceptaríamos sus peticiones y sus mandatos.

El hecho de humillarse ante Dios es lo que permite vivir conscientes de presencia de Dios, por lo que hacemos al humillarnos es reconocerlo como nuestro Señor, como aquel a quien debemos rendir cuenta de todo lo que hacemos, el vivir conscientes de su presencia es lo que nos  hace obedientes y nos permite reconocer que necesitamos de él para vivir, por eso podemos hacer lo que hizo Manases:

"Y habló Jehová a Manasés y a su pueblo, mas ellos no  escucharon; por lo cual Jehová trajo contra ellos los generales del ejército del rey de los asirios, los cuales aprisionaron con grillos a Manasés, y atado con cadenas lo llevaron a Babilonia. Mas luego que fue puesto en angustias, oró a Jehová su Dios, humillado grandemente en la presencia del Dios de sus padres. Y habiendo orado a él, fue atendido; pues Dios oyó su oración y lo restauro a Jerusalén, a su reino. Entonces reconoció Manasés que Jehová era Dios.                                                                          2 Cronicass 33: 10-13

Dios restaura nuestras vidas y nos ayuda a reconstruir mucho de lo que destruimos, como yo que vivía dos vidas y no había solucionado los problemas con mi madre sino que los había agudizado por mi hipocresía pero cuando comprendí esta verdad lo que cambio fue mi relación con ella y hoy día gozamos de una buena relación porque comencé a vivir la presencia de DIOS cada día de mi historia.